domingo, 24 de enero de 2010

Pedacito de bitácora...




(Julio ´09, Essaoira,Marruecos)

Nos encontramos en Essaoira...
ahora estoy sola sentada en la terraza de una plaza frente al mar, este es un lugar precioso y acogedor... es realmente un placer haber llegado hasta aquí y descubrir esta temperatura tan fresca y apetecible.

Después de haver recorrido el camino hasta aquí por estos parajes marroquies me dispongo a filosofear ó más bien a descubrir de la manera más explícita posible sensaciones que han sido experimentadas en estos deliciosos días.

En primer lugar mi estado es sereno e íntegro, siento gran tranquilidad conmigo misma... una especie de paz interior en mí que siento me permite impregnarme con gran facilidad de mi entorno...

En el transcurso de los dias ha vivido momentos que sé seguro serán inolvidables e irrepetibles y por ello me llenan de una gran emoción..

Hciendo una vista rápida a esas vivencias me vienen algunas que me gustaría describir ya que considero, merecen la pena...

En primer lugar las relaciones personales. De un tiempo atrás hasta ahora empezé a considerar y valorar las relaciones personales como uno de los modos de crecimiento y conocimiento personal. El hecho de compartir y debatir diferentes puntos de vista e ideologías me refuerza la idea de ese mencionado conocimiento personal de uno mismo. Con ello quiero decir y descubrir la importancia de ese aporte de ideas, mentalidades, valores, incertidumbres, dudas...que nos ayudan a plantearnos cuál es el lugar que ocupamos y hacia donde queremos llegar, o mejor dicho, que queremos sentir en uno mismo.

En la estancia aquí hemos conocido gente con la que hemos podido intercambiar diferentes visiones del mundo, de modo de vida, siendo muy enriquecdor y satisfactorio.

LLegar a la conclusión de que toda persona, todo ser humano está regido, dirigido por un entorno que desde el nacimiento estipula una forma de ser, sentir y mirar el mundo, todas estas formas tienen el mismo objetivo desde cualquiera de las miradas.

...Ser feliz y sentirse en armonia...

por muy diferentes que sean unas miradas de otras.

Trabajar la toleráncia es a lo que te lleva este tipo de reflexión.

He mantenido interesantes conversaciones con gente autóctona del país, gente con una cultura, una religión y una visión del mundo muy contrastada y diferente a la mía, no por ello reprochable, en absoluto, si no todo lo contrario, admirable, desde el punto de vista de que todo ser humano cree en uno mismo y en lo que lleva a cabo en su vida como modo de alcanzar el objetivo de plenitud, a cualquier nivel, considero que es poco valorable dicho objetivo ó más bien el modo de alcanzarlo desde alguien que no siente y vive en las mismas circunstáncias.

Ví mi indignación crecer en alguna de dichas conversaciones en el modo de vida de algunos veduinos que habitan este país (tan cercano al nuestro y tan distante en la cultura) pero después de esa indignación mi capacidad de comprensión la sentí crecer al unisono con mi toleráncia, ellas dos abrieron un poco más sus parámetros haciéndome sentir la diferencia como ingrediente de la vida para aprender y seguir caminando.

Considero, personalmente que existen censuras en el sentir de las personas dependiendo de la cultura que rija sus vidas y por ello alcanzo a valorar lo afortunada que es mi posición frente al mundo que me rodea.

He conocido a gente de mi edad que jamas tuvo estudios y no por ello viven en la ignoráncia, si no todo lo contrario, es gente que ha desarrollado otras capacidades... siendo así grandes personas, con grandes, enormes valores.

Tuve la fortuna de entablar una gran e inolvidable conversación con un nómada del desierto, el cuál expresaba ideologías muy contrapuestas a las mías.. pero el objetivo de nuestras vidas era el mismo...

... caminar.. y enriquecernos de lo que nos acompañaba en en nuestro camino, manteniendo al margen el materialismo... queríamos sentir... y vibrar... ante cualquier otra cosa..

... que bonito..

..el lugar y el momento aportaron una mágia indescriptible a aquella experiéncia..
en lo alto de una gran duna en medio del desierto bajo un firmamento lleno de luminosas y cercanas estrellas

... TODO UN REGALO DE LA VIDA QUE VIVO...


8 comentarios:

sherpa dijo...

Que experiencia más bonita....seguro que todo aquello que has aprendido permanecerá no solo en tus retinas...
un super abrazo, gracias por compartirlo.

Tije dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tije dijo...

Dispones de una gracia especial para comunicarte, empatizar, escuchar con el corazón y los oidos y una mente abierta que hace que entiendas otras mentes con su contextualización, de esta manera no dejarás de ver nuevas oportunidades y caminos para el entendimiento.Sigue así, un beso.

Maktub dijo...

Me quedo con esto:

"...Ser feliz y sentirse en armonia...

por muy diferentes que sean unas miradas de otras" :)

Besos...

Namasté dijo...

Vivir y en armonía... Todo lo que soñamos...
Buena reflexión... Un bello lugar para realizarla: en el azul Essaouira, ¡¡que bonito!!
Que sus gaviotas te hayan acompañado hasta hoy...

Expediente X dijo...

Sabes, Sandra, amiga,
que soy tu fiel perseguidor,
tu filosofía tiene mucha miga,
tu blog es encantador,
leo tu camino,
con mucho atino,
desde la India,
hasta Marruecos,
envidia me da, sana,
acompañarte, me quedo con gana,
volveré, Sandra, amiga...

Un beso de Javi.

Bohemia dijo...

ayyyyyyyyyyyyy que hermosura!!!

Joana dijo...

una experiència impresionant i m'encanta com l'has plasmat!!!!!!! m'has fet sentirme allá i voler´hi anar!!!! que macu es disfrutar de les petites coses!! :) un petonás guapaaaaa
JOANA.