lunes, 4 de agosto de 2008

Alcanzando estrellas




Cuando la vida te sorprende..,

como
un reguero de agua fresca salpicando tu espalda
en un acalorado dia de verano...

como
un susurro inesperado alertando tus sentidos,
dibujando una sonrisa agradecida...

como
un inocente beso...

como
la complicidad de una mirada guardada en un cajón...


ese algo...

que de repente parpadea en tu estomago...
esas cosquillas...que te hacen sonreir,
miras al cielo.. y sientes alcanzar las estrellas,

y agradeces...

sentir el vaivén.

7 comentarios:

Sol dijo...

Sí, son como parpadeos, como pálpitos, como cosquillas, como mariposas sobrevolando sobre la piel... :)

Me gustó.

Saludos.

LlunA dijo...

Es tan bonita esa sensación, ese cosquilleo...ese poder volar alto y alcanzar las estrellas!

Namasté dijo...

Volví para ver tu blog.
Vaya aire tan precioso que le has dado. Vientos frescos que enamoran el ambiente...

Expediente X dijo...

cómo describes tan bien, Paula,
el Vaivén, que da nombre a tu blog,
te mando un beso de Vaivén, también, hasta pronto.

fiorella dijo...

Agradecer esa sensaciòn de completud, de estar en armonìa.Un beso

ANONIMA VENECIANA dijo...

Entrè a tu blog por el de Fiorella y me encantò. Es hermoso como escribis y me encanta la complicidad de una mirada escondida en el cajòn.
Desde Buenos Aires te mando muchos cariños y gracias !!!!!!!!!!

Expediente X dijo...

Fue un despiste, Sandra,
ahora sí te mando un beso de Vaivén, perdoname.